Saltear al contenido principal

Limpiadores Faciales

¿Por qué usar un limpiador facial?

A lo largo del día la piel acumula toxinas y suciedad, así como exceso de sebo, productos de maquillaje, restos de filtros solares, etc. Limpiando tu piel a diario la ayudas a mantenerse joven, elástica ya que cumpla sus funciones de protección correctamente.

Limpiar tu piel cada noche es un acto de responsabilidad y auto cuidado que tu piel agradecerá notablemente a los pocos días de incorporar un limpiador efectivo en tu rutina.

Tipos de limpiadores faciales:

Puedes encontrar limpiadores oleosos (que se usan como un primer paso de limpieza facial en rutinas de doble limpieza) o limpiadores al agua o jabonosos que son el segundo paso de la doble limpieza.

En el primer caso, limpiadores faciales oleosos, ese aceite que llevan entre sus ingredientes es lo que hace que la suciedad se despegue, literalmente del rostro y puedas retirarla adecuadamente.

Los limpiadores al agua o jabonosos son el segundo paso, y definitivo para retirar de la piel cualquier posible resto y dejarla con una sensación de piel fresca e impoluta, que está preparada para recibir los productos de nutrición o hidratación adecuados.