Saltear al contenido principal

Kansa wand, la varita mágica del Ayúrveda

 

 

Siempre que hago un tratamiento facial de belleza terapéutica a alguien que viene por primera vez, y he usado las Kansa wand para finalizar, me preguntan que “qué era eso fresquito del final”, y no es otra cosa que un par de Kansa wands.

Siempre maravilla, y siempre gusta recibir un masaje con ellas, pero es que darlo también es muy especial.

Las Kansa wands son unas herramientas usadas en India y que vibran acorde con su filosofía de salud, el Ayúrveda. La composición del metal que hay en el extremo de una Kansa wand (cobre, estaño y zinc) es una aleación de metales ancestral curativa que, al ser aplicada sobre la piel, ayuda a equilibrar los centros de energía (chakras), equilibra el ph de la piel, alivia la tensión muscular, relaja profundamente el sistema nervioso (ayudando a un mayor enfoque y a mejor descanso), elimina el estrés y borra su rastro, y enfría los tejidos, cosa fantástica para aquellas personas que sufren de enfermedades de la piel “calientes” como el acné o la rosácea.

¿Cómo se siente?

Las Kansa se calientan levemente al entrar en contacto con la piel, y es automática la sensación de bienestar que proporciona, casi como si estuvieras siendo acariciado. Es relajante e induce a un estado casi meditativo.

Beneficios para la piel

Un masaje facial con Kansa estimula la producción de colágeno y elastina y aumenta la producción de ácido hialuronico preservando de la deshidratación. Tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas y disminuye el tiempo de curación de los tejidos.

El efecto final es un rostro descansado, alisado y radiante.

¿Para quién es?

Para todo el mundo, no temas si tienes acné, rosácea o incluso manchas en la piel, pues con el uso continuado de la Kansa verás grandes mejoras.

*El masaje con Kansa está incluido en el Ritual de belleza terapéutica “The Turnaround”

Deja un comentario